El poder de las emociones.

El poder de las emociones.

El poder de las emociones.

El desconocimiento de las emociones y de cómo nos afectan a nosotros mismos y a nuestro entorno es algo que genera cierto daño emocional, debido tanto a una posible descarga innecesaria que podría evitarse o a un sufrimiento por no saber descargar o no hacerlo  de forma adecuada.

El ritmo de vida frenético que nos invade de forma inevitable cada día nos hace a veces olvidar algunas cosas que son necesarias. Hay momentos en los que no tenemos claro cuáles son nuestros principales objetivos.

En la vida de cada persona es necesario cuidar determinados aspectos que suelen ser olvidados. La exigencia de realizar bien el trabajo puede que necesite un tiempo de dedicación que se tenga que quitar de otro lugar para el que también ese tiempo sea necesario. Rara vez se hace un planteamiento donde la persona se plantea la pregunta en determinados aspectos necesaria, como si estará actuando bien en su faceta de padre o esposo. Sin embargo sí se  plantea esta pregunta en el ámbito laboral. Será por el temor a perder el trabajo, porque esto haría peligrar el bienestar general, el de las comodidades…, pero si no se cuidan otras áreas como la familiar o la social qué ocurriría, parece que no se es consciente de la gravedad que supondría perder el afecto de la familia o de los hijos.

No se es consciente de cómo una carga excesiva a nivel laboral puede repercutir y afectar a otras. Un ejemplo muy ilustrativo es el que puede corresponder a la actuación de un padre, que cansado de un largo día de trabajo, llega a casa y ante una actuación en la que su hijo, tendente a conseguir que su padre le preste atención, comete una torpeza  tirando de sus manos el mando a distancia  de la televisión, su padre con un enfado tremendo reacciona con un tono de voz elevado y una carga emocional intensa diciendo ¡¡qué torpe eres!! . Este padre no es consciente en ese momento de las secuelas que esta conducta suya puede estar dejando en su hijo y que le puede afectar para toda su vida. Este hijo, el cual idealiza a su padre y necesita de su aprobación, puede arrastrar durante toda su vida la idea de que realmente es torpe y esto le hará bajar tanto su autoestima, que le perjudique para conseguir cosas en su desarrollo evolutivo de gran importancia para él, creyendo firmemente en esta limitación.

Si supiéramos y fuéramos conscientes del enorme poder de las emociones posiblemente cambiaríamos nuestra forma de vivir nuestra propia vida.

Si necesitas ayuda puedes entrar en www.alphilpsicologosonline.com y concertar una cita para ser atendido en tu propio domicilio mediante videoconferencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »