5 consejos para evitar el síndrome postvacacional.

5 consejos para evitar el síndrome postvacacional.

En primer lugar ¿qué es el síndrome postvacacional? Es la etapa en la que nuestro cuerpo y mente tienen que adaptarse de nuevo a la vida diaria después de un período de descanso.

¿Qué es recomendable para evitar este síndrome?

 

  1. Evitar sobrecargarnos de tareas los primeros días de vuelta a la rutina, así como que unos días antes de acabar las vacaciones acostumbremos paulatinamente a nuestro cuerpo a los hábitos que volveremos a tener conforme empecemos a trabajar, para que así nos habituemos y nos cueste un poco menos la adaptación. Por ello es recomendable también volver de nuestro lugar de veraneo algún día antes de la incorporación al trabajo o a los quehaceres habituales.
  2. Durante el verano, y sobre todo en el período de vacaciones, nuestro cuerpo se habitúa a dormir menos horas de las debidas por la noche puesto que el buen tiempo y el calor hace que nos acostemos más tarde. Una vez empezada la rutina necesitamos descansar más puesto que nuestro desgaste diario será mayor que durante las vacaciones, por eso debemos habituarnos a acostarnos un poco antes para así poder rendir lo suficiente.
  3. Organizar con tiempo todo lo que vamos a hacer a la vuelta de las vacaciones, para así evitar el estrés que esta incertidumbre puede suponer y no sobrecargarnos con tareas excesivas como podemos hacer durante el resto del año.
  4. No adoptar una postura pesimista pensando ya en el verano que viene, sino que es conveniente organizar las próximas salidas durante los fines de semana o los puentes que nos esperan durante el resto del año, para que así la espera y la ansiedad por que llegue el próximo verano desaparezca.
  5. Es muy importante mantener una actitud positiva ante la rutina que llega de nuevo para que no se nos haga cuesta arriba y no nos vengamos abajo fácilmente.

Es necesario tener en cuenta que el síndrome postvacacional no es un proceso patológico en sí mismo, sino un proceso adaptativo normal  que suele remitir a los pocos días tras la vuelta a la rutina. Solo en caso de que persistiera alguna sintomatología que pudiera producir algún malestar significativo como ansiedad o estado de ánimo depresivo sería aconsejable consultar con un especialista para proceder a una evaluación por si pudiera haber otro proceso patológico en curso que esté manteniendo esta sintomatología.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *